Follow by Email

jueves, 25 de mayo de 2017

My dear president

No es mi intención escribir en otro idioma, no es necesario en tanto en estos tiempos tenemos el genial traductor de google que hace bien su trabajo.
En principio el tema que quiero tocar es aquel que todo americano tiene latente en su pensamiento: será que todo potencial presidente es un psicópata?, será que en su ambición de negocios y el estrés del cargo se desequilibran sus principios?, será que el ideal de las sociedades es un tirano con habilidades comunicacionales?...
Si. Otra respuesta sería absurda. Todo lo anterior es muy factible, tan factible que es hora de preocuparnos y ocuparnos antes de que otro Hitler global haga desastres mayores a los que estamos viendo en los últimos 20 años.
Sucede que por hartazgo hemos visto que aquel que domina ejerce el poder, y sin embargo es una confusión creer esto. En teoría el poder puede ser ejercido por cualquier persona y en los mas variados estilos, pero en la práctica esto es dificil de lograr debido a lo manipulable del sistema electoral. Y son esta manipulación y marketing los que dan muestra de los trastornos de aquel que será electo.
Lamentablemente estas personas están más allá de la ley y otros tantos se benefician de ellos económicamente. Es un sistema enfermo en su globalidad. Y, a menos que existan nuevas formas de elección y evaluación de quienes asumen cargos con tales responsabilidades, tendremos que acostumbrarnos a la justificación de la violencia con delirios infames. Además de la violencia de los mismos irresponsables votantes ignorantes en aumento o mal informados (algo cada vez más común).
Espero que encontremos pronto una genial salida a este laberinto.

1 comentario:

  1. Parecería ser que para llegar al poder hay que tener una dosis de psicopatía, al menos son los que pueden pisar a otros sin tener cargo de conciencia. Si alguien que no tenga un grado de psicopatía puede llegar a presidente no lo sé, tal vez... pero lo dudo, porque el estrés que le generaría luchar con tantos psicópatas y de otras calañas sería imposible de soportar.
    En definitiva, algunos tienen algo de conciencia pero en el último año estamos todos expuestos a un psicópata mayor.
    Ojalá me equivoque y sea solo una excepción (aunque ya hemos visto varios casos presentes e históricos).

    ResponderEliminar

Este es tu lugar para dejar comentarios: